domingo, 31 de octubre de 2010

Yo no lo voté

Yo no lo voté, y no lo hubiese votado nunca. Claro, venía de la mano de Duhalde. Nunca se me pasó por la cabeza votar a un candidato respaldado por el Cabezón, ya que siempre consideré a este espécimen mafioso. Lisa y llanamente, mafioso.

Pero ganó, y ni siquiera lo hizo con la mayoría de los votos. Ganó por la cobardía de su opositor, que se bajó del ballotage porque temía ser destrozado en las urnas. A ese ni lo quiero nombrar.

Una vez asumido como Presidente, lo miraba con desconfianza. Tenía un discurso que hasta ese momento me parecía puro bla, bla, un acto más de demagogia a la que tanto estábamos acostumbrados.

Porque yo vengo de la generación que nació en la época de los militares, durante el gobierno de Alfonsín era una niña, y después mi adolescencia se desarrolló con el innombrable, en donde la política era algo chabacano, farandulero, de chanchullos manejados desde arriba, donde el resto de los habitantes de esta bendita Argentina no tenía ni voz ni voto, y la mayoría estaba conforme con el 1 a 1 y por eso nadie saltaba. Nadie se quería movilizar.

Después vino De la Rua, a quién voté con fuertes convicciones, no por él, sino porque no lo quería a Mendez nuevamente en el poder. La inoperancia y la falta de manejo de este hombre, sumado a la operación golpista de Duhalde, nos llevó al caos de 2001. ¡Que se vayan todos!

Entonces cuando asumió NK, me asombré para bien, pero seguía escéptica. Y él empezó a tener muchos enemigos, gente de mierda, que también era gente con la que yo no comulgaba ni una sola idea. Y me empezó a gustar cada vez mas.

De a poco empecé a ver que ese discurso se sostenía con hechos, que hablaba en contra de la dictadura y mandaba a bajar los cuadros de los militares, que en su período presidencial se encontraron más nietos expropiados que en 25 años de luchas y reclamos, que las Madres y Abuelas empezaron a ocupar un lugar realmente importante en la agenda, y que esto iba mas allá de un acto demagogo. Había convertido a la política en DD.HH. en tema central de su gobierno.

Por eso y por muchas otras cosas, fuí creyendo en él. Sorprendida de creer en el Presidente.

Y su manera de moverse era torpe, sin tacto y confrontando, pero lo hacía con gente con la que no se podía jugar de otra manera, porque ellos, con buenos modales y cuidando las formas, fueron los que manejaron el país a su antojo y según su conveniencia. Eran la mismísima enquistación del poder económico, que en ese momento era también el político. Vino Néstor y les movió el piso, los sacudió, los tocó, les mojó la oreja, les rompió su calma sostenida por tantos años a como de lugar.

Y así, de a poco, empecé a recuperar la fe en la política, me vi sosteniendo discusiones de política sin que mi pensamiento fuese contrario al del poder de turno. Por primera vez sentí que lo que venía defendiendo desde que pude empezar a pensar en política, desde el gobierno se venía realizando, y mi esceptisismo se iba transformando en fe, en esperanza de que las cosas pudieran ser distintas. ¡En el gobierno había gente que pensaba como yo!

Me hice kirchnerista sin ser ni haber sido nunca peronista.

Que se le pueden criticar muchas cosas, si, es cierto. Que hay cosas con las que no acuerdo, también es cierto. Pero me devolvió la ilusión, me hizo pensar en otro país posible, me sacó la imagen mental de las “relaciones carnales” como la única manera de relacionarse con el mundo, me hizo pensar en la integración de América Latina como camino. Me hizo sentir orgullo.

Por todo eso, acá estoy, triste por la partida de un tipo al que no voté ni hubiese votado nunca.

viernes, 8 de mayo de 2009

Realidad fantasmagórica

Estoy en una etapa en donde la ciclotimia se apoderó de mi y no se cómo escapar de ella... no le puedo echar la culpa al SPM (Sindrome Pre Menstrual) porque este mes ya pasó.
La confusión, las dudas, el inconformismo crónico hacen que me sienta miserable. Mis balances dan todos números rojos y las palabras de nadie pueden generar la calma que estoy necesitando.
Como ya lo comenté en algún otro post, me siento en el momento para iniciar algo, el tema es que no sé qué.
Esta etapa gataflorística está durando más de lo que me gustaría, no se que quiero ni para donde ir. No quiero mas ver pasar mi vida como quien mira pasar el tren, quiero convertirme en la protagonista, y dejar de ser la actriz de reparto. Se que a eso sólo lo puedo hacer yo, pero no se ni por donde largar.
No voy a hacer el análisis punto por punto, porque sería un aburrimiento total, y porque me terminaría deprimiendo aún más. Pero en general, siento que esto no está bien, que no va para ningún lado, que estoy más perdida de los de Lost y que ni siquiera tengo a un Sayid, a un Sawyer o a un Jack (sí, en ese orden) para que vengan a rescatarme.
Tengo incontinencia de lágrimas y hasta por la cosa mas estúpida me largo a llorar. Y ya no tengo ganas de seguir con el llanto.
Es momento de agarrar la sartén por el mango, pero ni siquiera se qué cocinar. O en realidad sí, pero... y si se me quema?, o me sale desabrido? Y si me doy cuenta de que lo mío no es cocinar?
Tengo tiempo para arrancar todo de nuevo?
Tengo 32 años ya, y creo que a los 16 la tenía mucho mas clara que ahora. Pasa el tiempo y tengo muchas mas incógnitas, miedos, inseguridades, y cada vez tengo menos fuerzas para enfrentar todo eso.
Y por otra parte tengo mi cabeza llena de proyectos y cosas que me gustan que me dan energías para seguir persiguiéndolos, pero no me siento capaz de poder realizarlos...
Y así es el círculo vicioso... estoy sumergida en un realismo mágico en donde me veo perseguida por fantasmas, y no hay macumba que me los saque de encima.
Ya probé con terapia, reiki, metafísica, y no hay caso... será sólo cuestión de tener más confianza en mi, y de verdad creer que yo puedo? Pero eso, cómo se logra? Si alguien tiene la respuesta, seré una eterna agradecida.

domingo, 19 de abril de 2009

Y seguimos musicalizando el momento...

Esta canción es otra de las que parece que fue hecha especialmente para esta fucking situation... y si, amigos/as... es así... "no se bien qué es lo que quiero, pero creo que en el fondo se que es lo que pasa"...

video

Por las dudas que no entiendan lo que canta el Pity, acá va la letra (lean y escuchen, y después me cuentan):

No Tengo Ganas
Intoxicados

No tengo ganas de seguir

pero tampoco tengo ganas de parar.

Tendría que pensar que me esta pasando

pero es que estoy cansado de pensar.

Podría quedarme durmiendo todo el día

o podría también tratar de encontrarte.

Podría dejarle mi destino a la suerte

y es probable que me vista y salga a buscarte.

Vengo apostando todo lo que tengo

a un caballo que nunca gana.

Voy a tener que dejar este juego

o cambiar de caballo mañana.

Es que tengo que dejar de pensar en vos

pero tengo también tantas ganas de verte.

Voy a desconectarme por un rato

y dejar que a mi destino lo maneje la suerte.

No tengo ganas de seguir

pero tampoco tengo ganas de parar.

Tendría que pensar que me esta pasando

pero es que estoy cansado de pensar.

Podría salir a buscarte

o podría quedarme durmiendo en casa.

No se bien que es lo que quiero

pero creo que en el fondo se que es lo que pasa.

Cuanto tiempo vengo perdiendo

hundiéndome en este agujero.

Como extraño salir por las mañanas

a fumar bajo el sol con el perro.

Es que tengo que dejar de pensar en vos

pero tengo también tantas ganas de verte.

Voy a desconectarme por un rato

y dejar que a mi destino lo maneje la suerte.

No tengo ganas de seguir

pero tampoco tengo ganas de parar.

Tendría que pensar que me esta pasando

pero es que estoy cansado de pensar.

Como extraño salir por las mañanas

a fumar bajo el sol con el perro.

Es que tengo que dejar de pensar en vos

pero tengo también tantas ganas de verte.

Voy a desconectarme por un rato

y dejar que a mi destino lo maneje la suerte.

No tengo ganas de seguir

pero tampoco tengo ganas de parar.

Tendría que pensar que me esta pasando

pero es que estoy cansado de pensar.

No se bien que es lo que quiero

pero creo que en el fondo se que es lo que pasa.

jueves, 16 de abril de 2009

Hoy fue un día musical...



Me levanté a la hora que me levanto siempre, y empecé a disfrutar de mi día.


La mañana se vino con proyectos nuevos, cosas que me dan muchas ganas de hacer... por el momento no voy a contar nada para no quemarlo, pero ya me vendré con algunas novedades... Eso hizo que mi día fuera diferente.


En mi trabajo, por ejemplo, el cual odio y no me gusta, me fué bastante bien, e incluso hasta me ofrecieron algo más de plata.


Después fui al cine y vi una linda peli... de esas que dan ganitas de ver: comedia romántica, rosita pero no melosa, divertida. Se llama "Melodía en espera", y es con Natalia Oreiro y Diego Peretti. Actuaciones para nada pretenciosas y pero bastante creíbles, con buenos diálogos, y una historia que se deja contar. Pasatista, pero linda... entretenida.


De 5 pochoclos, que sería la puntuación máxima, ésta tiene 3 y 1/2... le quité 1/2 pochoclo por el final, pero en general estuvo bien. Igual, da para DVD.


O sea, que fue un buen día... y para rematarla, me llegó un sms diciéndome que estaba muy linda esta noche... se puede pedir algo más?

miércoles, 15 de abril de 2009

El regalo perfecto


Cuando para mi cumpleaños mi mamá, que nunca le acierta con los regalos, me preguntó qué quería de regalo, su cara se deformó ante mi pedido.

Mi respuesta fue automática: “Quiero un taladro!!!”.

Mamá no podía entender semejante pedido de su hija, ella esperaba que le pidiera algo de ropa, o una cartera, o un par de zapatos… no se, algo más convencional.

De más está decir que jamás recibí el regalo que quería, terminó comprándome un perfume.

Y yo sigo queriendo mi taladro… quiero poder hacer agujeros en mi casa cuando me plazca, sin tener la necesidad de implorarle a algún amigo piadoso y quiero dejar de sentir que necesito un novio para que me solucione todas esas cosas.

El taladro, para mí, resume la independencia femenina más absoluta. Lo experimenté el día que mi amiga Nati me prestó el suyo y lo usé solita, sin la ayuda de nadie. Fue justo en ese momento en el que me di cuenta de que me las puedo arreglar sola, yo que no sabía ni cambiar un cuerito cuando me perdía la canilla, pude colgar la repisita de la cocina, y la grillita del baño para poner el champú, acondicionador y todos los brevajes que me pongo en la cabeza, para hacer que mi pelo no sea una maraña impenetrable.

El día que usé el taladro, me sentí invencible, realizada.

Sí, quiero un taladro... y qué?... creo que no es mucho pedir, no?

martes, 31 de marzo de 2009

Poder decir adios es crecer...

Siempre me gusta musicalizar los momentos de mi vida... trato de encontrar "ese" tema que exprese en palabras y en música lo que estoy sintiendo, y Cerati no puede explicar mejor el momento por el que estoy pasando...
La letra es increíble, y parece que se hubiese metido en mi mente y en mi corazón para escribirla.
Poder decir ADIOS, de verdad que libera.
Que lo disfruten.
Besos.


video

Siempre que llovió...




Allá, a lo lejos, veo que las nubes se están disipando, y esta tormenta que amenazaba con ser eterna, está calmando su intensidad.


Esta vez hay algo diferente, algo que puede llegar a ser... alguien real, de carne y hueso, que me invita al cine y me compra pochoclos, que me escribe sólo para saber cómo estoy. Ahora atiendo el celular con expectativas, y por suerte no me decepciona.


No puedo garantizar que éste sea el comienzo de una realción, pero sí al menos, de algo más tangente, y por sobre todas las cosas, recíproco.


Estoy escribiendo esto con una sonrisa gigante, me siento en el inicio de algo, y eso está bueno, no?


Después de no dar pie con bola, de andar a los tumbos y de hundirme cada vez mas en mis propios pensamientos y mis ganas no correspondidas, al fin está parando de llover. Las nubes ya no son de ese gris plomo que parece que se te vienen encima, el cielo se está aclarando de a poco.


No se lo que va a pasar, pero al menos tengo ganas de averiguarlo...