domingo, 19 de abril de 2009

Y seguimos musicalizando el momento...

Esta canción es otra de las que parece que fue hecha especialmente para esta fucking situation... y si, amigos/as... es así... "no se bien qué es lo que quiero, pero creo que en el fondo se que es lo que pasa"...

video

Por las dudas que no entiendan lo que canta el Pity, acá va la letra (lean y escuchen, y después me cuentan):

No Tengo Ganas
Intoxicados

No tengo ganas de seguir

pero tampoco tengo ganas de parar.

Tendría que pensar que me esta pasando

pero es que estoy cansado de pensar.

Podría quedarme durmiendo todo el día

o podría también tratar de encontrarte.

Podría dejarle mi destino a la suerte

y es probable que me vista y salga a buscarte.

Vengo apostando todo lo que tengo

a un caballo que nunca gana.

Voy a tener que dejar este juego

o cambiar de caballo mañana.

Es que tengo que dejar de pensar en vos

pero tengo también tantas ganas de verte.

Voy a desconectarme por un rato

y dejar que a mi destino lo maneje la suerte.

No tengo ganas de seguir

pero tampoco tengo ganas de parar.

Tendría que pensar que me esta pasando

pero es que estoy cansado de pensar.

Podría salir a buscarte

o podría quedarme durmiendo en casa.

No se bien que es lo que quiero

pero creo que en el fondo se que es lo que pasa.

Cuanto tiempo vengo perdiendo

hundiéndome en este agujero.

Como extraño salir por las mañanas

a fumar bajo el sol con el perro.

Es que tengo que dejar de pensar en vos

pero tengo también tantas ganas de verte.

Voy a desconectarme por un rato

y dejar que a mi destino lo maneje la suerte.

No tengo ganas de seguir

pero tampoco tengo ganas de parar.

Tendría que pensar que me esta pasando

pero es que estoy cansado de pensar.

Como extraño salir por las mañanas

a fumar bajo el sol con el perro.

Es que tengo que dejar de pensar en vos

pero tengo también tantas ganas de verte.

Voy a desconectarme por un rato

y dejar que a mi destino lo maneje la suerte.

No tengo ganas de seguir

pero tampoco tengo ganas de parar.

Tendría que pensar que me esta pasando

pero es que estoy cansado de pensar.

No se bien que es lo que quiero

pero creo que en el fondo se que es lo que pasa.

jueves, 16 de abril de 2009

Hoy fue un día musical...



Me levanté a la hora que me levanto siempre, y empecé a disfrutar de mi día.


La mañana se vino con proyectos nuevos, cosas que me dan muchas ganas de hacer... por el momento no voy a contar nada para no quemarlo, pero ya me vendré con algunas novedades... Eso hizo que mi día fuera diferente.


En mi trabajo, por ejemplo, el cual odio y no me gusta, me fué bastante bien, e incluso hasta me ofrecieron algo más de plata.


Después fui al cine y vi una linda peli... de esas que dan ganitas de ver: comedia romántica, rosita pero no melosa, divertida. Se llama "Melodía en espera", y es con Natalia Oreiro y Diego Peretti. Actuaciones para nada pretenciosas y pero bastante creíbles, con buenos diálogos, y una historia que se deja contar. Pasatista, pero linda... entretenida.


De 5 pochoclos, que sería la puntuación máxima, ésta tiene 3 y 1/2... le quité 1/2 pochoclo por el final, pero en general estuvo bien. Igual, da para DVD.


O sea, que fue un buen día... y para rematarla, me llegó un sms diciéndome que estaba muy linda esta noche... se puede pedir algo más?

miércoles, 15 de abril de 2009

El regalo perfecto


Cuando para mi cumpleaños mi mamá, que nunca le acierta con los regalos, me preguntó qué quería de regalo, su cara se deformó ante mi pedido.

Mi respuesta fue automática: “Quiero un taladro!!!”.

Mamá no podía entender semejante pedido de su hija, ella esperaba que le pidiera algo de ropa, o una cartera, o un par de zapatos… no se, algo más convencional.

De más está decir que jamás recibí el regalo que quería, terminó comprándome un perfume.

Y yo sigo queriendo mi taladro… quiero poder hacer agujeros en mi casa cuando me plazca, sin tener la necesidad de implorarle a algún amigo piadoso y quiero dejar de sentir que necesito un novio para que me solucione todas esas cosas.

El taladro, para mí, resume la independencia femenina más absoluta. Lo experimenté el día que mi amiga Nati me prestó el suyo y lo usé solita, sin la ayuda de nadie. Fue justo en ese momento en el que me di cuenta de que me las puedo arreglar sola, yo que no sabía ni cambiar un cuerito cuando me perdía la canilla, pude colgar la repisita de la cocina, y la grillita del baño para poner el champú, acondicionador y todos los brevajes que me pongo en la cabeza, para hacer que mi pelo no sea una maraña impenetrable.

El día que usé el taladro, me sentí invencible, realizada.

Sí, quiero un taladro... y qué?... creo que no es mucho pedir, no?